Amado sea en todas partes el Sagrado Corazón de Jesús

Portada

PADRES DE FAMILIA

“Para que el Colegio pueda conseguir todos estos objetivos, es indispensable la COLABORACIÓN DE LOS PADRES, PRINCIPALES EDUCADORES de sus HIJOS.

Para ello el Colegio fomenta el contacto entre padres y educadores, a través de informes y entrevistas personales. Solicitar el ingreso de su hijo/a supone el compromiso de colaborar en los objetivos de este Ideario y participar en las actividades organizadas por el Colegio.”

(Ideario de los Colegios "Madre Velarde")

Cuando llegan los niños a una familia llegan la alegría, el bullicio, los horarios interminables…y las preocupaciones. Para nosotros una de ellas, si no la más importante, es la educación. Era fundamental encontrar un lugar en el que nuestros hijos recibieran una educación basada en los valores católicos. Unos valores en los que Cristo y su mensaje liberador fueran el eje en el que fundamentar una vida. Un mensaje totalmente opuesto al de la sociedad actual que esclaviza al hombre y premia al que triunfa, al que tiene éxito, dinero, un mundo en el que el bien y el mal se confunden y que desvían al ser humano de la verdadera meta que es Dios.

                Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá ( Mateo 7,7). Así nos sentimos nosotros cuando pedimos un colegio y el Señor nos lo dio; buscamos y lo hallamos; llamamos y nos recibieron con los brazos abiertos. Enseguida nos hicieron sentir que estábamos en nuestro Segundo hogar como dice el himno del colegio.

                Las Hermanas, vestidas como esposas de Cristo, con un hábito que no es común hoy en día, y que quizás para muchos las aleje de un mundo que ha aprendido a vivir sin Dios, son capaces siempre de mostrar una sonrisa, son serviciales, cercanas, modestas siguiendo el ejemplo de la Virgen María.

                A lo largo de este año hemos podido comprobar como Carmen, Lucía, Juan  y Ana son niños más felices estando con ellas. Ellos aprenden, además de conocimientos, sin duda importantes, que existen otras maneras de ser feliz que no sólo las que nos enseñan hoy en día. Que ellas son ejemplo de esa felicidad. Que abriendo el corazón y escuchando para qué estamos llamados a ser todos tenemos medio camino hecho.

                Sentimos un profundo agradecimiento a la Madre Fundadora, Madre María de Jesús, instrumento de Dios gracias a la cual estamos hoy aquí, a la Madre María Altamira por su lucha siempre alegre para que este colegio salga adelante,  a las Hermanas por su inmensa labor, al personal docente por su implicación personal en el colegio. Gracias por confiar en nosotros y pedirnos estas líneas. A todos profundas gracias.

 

Familia Oruña